2012/09/30

Ébola, el virus más mortal

0 comentarios
Hace unos días me vino a la cabeza un curioso artículo que publicó el peridoico "El Pais" en la decada de los noventa sobre el virus más mortal que exitía, "Ébola". Me pusé a investigar y a día de hoy sigue teniendo vigencia siendo uno de los virus más mortales que existen y sigue sin tener cura.
Ahora, en junio de 2014, el gobierno de Sierra Leona declaró el estado de emergencia en el distrito de Kailahun, en el este del país, ordenó el cierre de escuelas, y prohibió cualquier reunión pública, para contener el brote del virus del bola.

En el verano de 2012, en Kibale (Uganda) se confirmó un nuevo brotede ébola, matando a más de 14 personas y poniendo en alerta al país (en el año 2000 más de 170 personas murieron debido a este virus).

Cuando el ébola entra en el cuerpo , ataca a distintas células. Cuando llega hasta la superficie que recubre un vaso sanguíneo, se multiplica tan rápidamente que destruye el vaso por completo y causa una grave hemorragia interna. El ébola satura el vaso sanguíneo y genera coágulos que bloquean el flujo sanguíneo y impide que la sangre llegue a los órganos vitales, y estos epiezan a fallar.

Al cabo de una o dos semanas, la coagulación causa una muerte horrible. Se produce un sangrado espontáneo por cada orificio del cuerpo y a veces se filtra por la piel. La tasa de mortalidad es alta, de un 90% de los infectados.

La transmisión de este virus está determinada por los siguientes factores:
  • El virus se transmite por contacto directo con líquidos corporales infectados como la sangre, la saliva, el sudor, vómitos u orina.
  • El periodo de incubación es de 2 a 21 días, lo más normal de 5 a 12 días.
  • El virus proviene de África. 
Aquí os dejo un documental bastante bueno sobre este virus


Hoy por fin se ha descubierto que el reservorio natural del Ébola reside en los bosques pluviales de África y en la región del Pacífico Occidental, y más concretamente en los murciélagos que residen en estas localizaciones, pertenecientes a tres especies de murciélagos fruteros: Hypsignathus monstrosus, Epomops franqueti y Myonycteris torquata. En la primera de estas especies, el 21% de los murciélagos son positivos para el virus (cuatro veces menos en las otras dos). Ninguno de los animales infectados con el virus muestra el menor signo de enfermedad: son portadores sanos, y éso apunta a los murciélagos como reservorio del Ébola.



Las infecciones directas de murciélagos a seres humanos pueden reducirse con medidas educativas, escriben los científicos, puesto que los habitantes de las zonas en que hay brotes de Ébola suelen comerse a estos animales.